lunes, 2 de diciembre de 2013

El mago - Ryunosuke Akutagawa

"Moraleja: el mundo está lleno de imbéciles que no saben distinguir la identidad ajena"


Género: Novela

Editorial: Candaya

Traductor: Ryukichi Terao

Prólogo: Ednodio Quintero

Páginas: 188

ISBN: 9-788493-890353

Gracias al Librerío de la Plata por el ejemplar.


Sinopsis: 
  El mago. Trece cuentos japoneses, es un recopilatorio de trece de los cuentos de Ryunosuke Akutagawa,  el mayor cuentista japones de todos los tiempos para muchos, a la altura de los grandes maestros occidentales del género como Maupassant, Chejov o Poe. Akutagawa fue, sin duda alguna, un maestro de las formas breves, adelantándose y quizás influyendo a famosos escritores como Borges, Hemingway o Carver. 
El mayor mérito de Ryunosuke Akutagawa reside, probablemente, en su capacidad de generar emociones, derivadas en parte de sus habilidades innatas como narrador y del uso de las diversas estrategias narrativas que sabía manejar como un consumado tahúr. Pero, más allá de sus capacidades técnicas, predomina su profunda sensibilidad y su magistral y a menudo dramático conocimiento de la condición humana.
Reseña: 
  Cuando una tarde decidí ir a la presentación de 'Ceremonias', el nuevo libro de un autor venezolano llamado Ednodio Quintero, lo último que esperaba era salir de la presentación con un libro de Ryunosuke Akutagawa, el famoso escritor japonés. Fue una agradable sorpresa descubrir que Quintero le gustaba la literatura japonesa, y que uno de los nuevos libros de Candaya era El mago, donde Ednodio hacia el prólogo y ayudaba con la traducción. Pero lo más sorprendente fue que prácticamente me leí tres cuartas partes del libro mientas esperaba que un vídeo que estaba montando se guardara, es decir, en una hora o hora y media. 

Los trece cuentos que vienen incluidos dentro de este libro (doce de los cuales son inéditos y es la primera vez que se traducen al español) son: El mago, El baile de Akiko, Mandarinas, Blanco, El pavo real, Una historia extraña, Otoño, Crónica de una deuda liquidada, Pantano, Villa Genkaku, Un pedazo de tierra, El cristo de Nanking y La hembra. Cada uno de estos cuentos trata temáticas muy diferentes, con protagonistas igualmente diferentes, pero todos consiguen llegarte o hacerte reflexionar. Algunos cuentos son moralejas o reflexiones, otros simplemente transmiten una agradable sensación nostálgica e incluso los hay con un toque de misterio. Desde un campesino que quiere ser mago hasta un perro blanco que se convierte en negro por no ayudar a su amigo, pasando por la entrañable historia de una sirvienta y sus hermanos o el melancólico recuerdo de una mujer de un baile en su juventud. Incluso hay lugar para historias o sucesos extraños sin explicación aparente y que te ponen los pelos de punta.

Con un estilo muy claro y directo pero lleno de elegancia y delicadeza Akutagawa nos sumerge en una historia detrás de otra. Así que hemos acabado una, queremos leer la siguiente, y para cuando nos hemos dado cuenta, ya llevamos la mitad del libro. Aunque la estructura de los cuentos es la de relato breve, en apenas unas pocas paginas, es increíble lo que se puede llegar a contar o lo que te pueden hacer pensar. No tiene necesidad de usar un lenguaje refinado o estilizado para impregnarle una belleza personal a sus escritos. En palabras de Murakami, Akutagawa tiene "un estilo de escalofriante belleza". 

No hace falta que te guste la literatura japonesa o que entiendas su cultura o educación para entender o leer la mayoría de los cuentos, de hecho, ni siquiera tienes que ponerles un país o un año, y ahí reside lo mejor, a mi parecer: son cuentos que podrían pasar en cualquier momento, en cualquier lugar. Obviamente, muchos cuentos contienen elementos poco reales, y son protagonizados por animales o por seres misteriosos, pero nuevamente, no son cuentos para los que se necesite un conocimiento de la sociedad japonesa. Sin embargo, si conocemos un poco de la historia de Japón (vinculada a la historia mundial), si que se puede apreciar que algunos cuentos están marcados por la "decadencia" de Japón. Otros están influenciados por el budismo, e incluso encontramos un cuento, "El Cristo de Nanking", revela la tensión existente entre Oriente y Occidente. Pensareis que me estoy contradiciendo, pero no es esa mi intención. A lo que me vengo a referir o lo que quiero explicar es que aunque obviamente si tienes conocimientos previos de Japón (su historia, literatura, cultura, tradición, etc.) puedes ver más matices, por llamarlos de alguna manera, no son unos conocimientos imprescindibles para disfrutar de su lectura. 

Si debo ser sincera, los cuentos no suelen ser lo que más me gusta o por lo que más me inclino, aunque tampoco se exactamente porqué. Quiero decir, cuando leo alguno me gusta, y he leído algunos del gran Poe, pero no suele darme por leer cuentos con cierta asiduidad. Sin embargo, después de leerme El mago, quizás me lo empiece a plantear. Sigo prefiriendo las sagas o los libros de fantasía o thriller, pero he descubierto que a veces en muy poco se dice mucho (o vuelto a descubrir, más bien) y que realmente te quitan muy poco tiempo y se leen muy rápidamente. Había estudiado a Akutagawa en la universidad, pero nunca habia leído un libro suyo. Sin embargo, desde este momento, creo que me declaro fan o admiradora mejor dicho de su trabajo e intentaré conseguir otras de sus obra. En conclusión, El mago. Trece cuentos japoneses es un libro que recomiendo leer. 

 
 Libro firmado por Ednodio Quintero
 
Anexo: 

Como imagino que para muchos Akutagawa es un escritor completamente desconocido, y teniendo en cuenta la influencia que tuvo para la literatura japonesa y lo importante que fue, he optado por usar el anexo para poner una breve biografía de el. 

Akutagawa Ryûnosuke ( 芥川 龍之介) (1892-1927) es el escritor de cuentos por antonomasia del Japón moderno. Sus obras, notables por su construcción y por su estilo virtuoso, a menudo indagan en la parte más oscura y más misteriosa de la naturaleza humana, y son una crítica mordaz de la hipocresía y del egoísmo.
La infancia de Akutagawa estuvo marcada por la locura de su madre y por la afición a la lectura, que lo llevó a conocer a los clásicos chinos y japoneses, pero también la literatura occidental, de la cual admiraba a autores como Poe, Ibsen, Baudelaire o Wilde. Mientras estudiaba literatura inglesa en la Universidad de Tokyo, Akutagawa publicó sus primeros relatos basados en cuentos tradicionales japoneses de los siglos XII y XIII, de los cuales destacan “Rashômon” (1915) y “La nariz” (“Hana”, 1916). El fino sentido del humor y el elegante estilo de estos relatos atrajeron la atención no sólo del gran público, sino también de Natsume Sôseki, que en una carta dirigida a Akutagawa le aseguró que si era capaz de escribir una veintena de relatos como aquéllos se convertiría en un gran escritor.

La única obra de ficción que Akutagawa escribió en los últimos años de su vida es Kappa (1927), una novela corta donde situaba la narración en un mundo imaginario habitado por kappas, una especie de duende, mitad reptil mitad hombre, muy presente en el folclore japonés. Aunque algunos pasajes de Kappa puedan parecer humorísticos, lo cierto es que esta obra también presenta una visión profundamente pesimista de la sociedad moderna y, tal como el mismo Akutagawa reconoció, era el fruto del asco que sentía por todo, y en especial
por él mismo. Agotado física y mentalmente, Akutagawa se suicidó en 1927, a los treinta y cinco años, con una sobredosis de somníferos.
 ¡Y hasta aquí la reseña de hoy! Espero que os haya gustado. Muchas gracias a la Editorial Candaya (conoci a los dueños de la editorial, Olga y Paco, y son una gente muy amable y agradables) y al Librerío por la oportunidad de conocer a Quintero.  Y ya veis, a veces, incluso las cosas que en general no nos llaman, pueden resultarnos un agradable descubrimiento.
 Foto de Ilwën con  Ednodio Quintero




10 comentarios:

  1. A mi los libros de este tipo, de relatos cortos/cuentos vamos, no terminan de gustarme ni de llamare (solo me gustan los de Poe), así que lo dejo pasar, pero gracias por la reseña.
    Besos :)!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!
    La verdad no termina de llamarme puesto que no es mi
    estilo para nada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi los cuentos siempre ha sido una cosa que me ha gustado mucho pero si es verdad que con los años los vas dejando un poco a un lado, antes que eso prefiero leer otro tipo de cosas. Aún así de vez en cuanto presta adentrarse en este tipo de lecturas. Yo por mi parte no conocía este libro pero después de leer tu reseña creo que me la apunto. A mí personalmente la cultura japonesa me atrae un montón, puede decirse que me la inculcó un poquito mi padre desde pequeñita, ya que es un gran apasionado y además se dedica a hacer bonsai, así que es como que lo llevo en cierto modo en la sangre jeje. No conocía nada de este autor y sin duda creo que probaré con sus cuentos.

    Un besito y gracias por la reseña guapi.

    ResponderEliminar
  4. Buenas, enhorabuena por el blog, me gustaría intercambiar enlaces contigo y que nos sigamos mutuamente.
    Un enorme saludo desde http://orgullobenfiquista.blogspot.com/
    http://bufandasybanderasamps.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Hola! No lo conocía y aunque la portada no llama mucho eso de que sea una recopilación de cuentos me ha llamado. No creo que lo compre ni mucho menos, ya que tengo un montón de libros a los que les estoy deseando hincar el diente, pero si lo encuentro en la biblioteca sí que creo que lo sacaré a ver qué tal. Además la cultura oriental tiene un algo que me encanta así que creo que lo disfrutaré.
    Gracias por enseñárnoslo guapi. Un besito :)

    ResponderEliminar
  6. No los conocía y no me suelo apuntar de este estilo...pero me has convencido, me lo llevo!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Pues esta semana que estoy con los relatos a vueltas me viene que ni pintado. Me lo llevo que me ha gustado lo que cuentas
    Besos

    ResponderEliminar
  8. La literatura japonesa me gusta mucho, y de este autor no he leído nada todavía, así que me lo apunto. Aparte, me gusta el género del cuento.
    Me quedo por aquí :) besos.

    ResponderEliminar
  9. hola!!!

    Pues la verdad es que no es mi estilo
    un beso

    ResponderEliminar